Nueva York, un sueño hecho realidad...

La verdad que no sé cómo empezar ésto, porque son tantas las sensaciones que experimentamos en esa increíble ciudad que no se cómo expresarlas.

Desde que en Enero de 2006 pisé New York, mi vida cambió por completo, me siento vacío en mi ciudad, desplazado, como si hubiera vivido en New York en otra vida, y eso que en Sevilla se vive muy bien pero siempre tengo NY en la mente.

Aprovechando una tarifa muy reducida, volamos para pasar 4 días en la Gran Manzana. Tras un vuelo de 8 horas muy tranquilo, procedemos a tomar tierra en el aeropuerto de J.F.K . Tras pasar el control de pasaportes sin muchas complicaciones y retirar las maletas, cogemos un taxi que nos lleva a nuestro hotel. El ver llegar aquel taxi amarillo ya era algo especial pero aun quedaba lo mejor. La carretera de entrada a Manhattan dejaba ver a lo lejos la silueta de la ciudad de los rascacielos. Tras una hora en taxi, por fin...ya estamos en pleno centro de Manhattan.

El primer problema que surge durante una estancia al extranjero es el tema relacionado con el alojamiento. Es verdad que los precios hoteleros ocupan una gran parte del presupuesto del viaje y que su ubicación es de gran importancia, pero en nuestro caso no supuso ningún problema. La solución : Hotel Wollcot, situado a tres bloques del Empire State Bulding y con una calidad/precio excelente.

Llegamos al hotel sobre las 8 de la tarde, era increíble nos sentíamos como los reyes del mundo, nosotros allí que bajas del hotel y estás en el corazón del mundo, no me lo podía creer, de hecho, todavía no me lo creo, es que es demasiado lo que vivimos...

Esa misma noche nos fuimos a recorrer Times Square con Frank Sinatra en mi mp3, esas luces, ese movimiento de personas, es imposible describir lo que tu cuerpo siente al estar frente a los carteles y pensar por fin he llegado!! Te sientes muy pequeño en la ciudad pero muy cómodo. La gente es muy diferente a lo que estamos acostumbrados en España, pero en ningún momento te sientes excluido por ellos.

Teníamos hambre. Habíamos encontrado un buen lugar para cenar. La noche caía sobre Manhattan y mañana teníamos que madrugar. De noche, por las calles iluminadas de esta Capital del Mundo, te pierdes entre el barullo de gente, de taxis y de policías por todos lados. Y siempre hay un claxon sonando. Y… es difícil, pero a veces es posible ver la luna llena en Manhattan.

Durante dos días nos dedicamos a andar, andar, andar y a vivir en una ciudad que te lo da todo, a descubrir que la gente es fantástica, aunque habrá de todo como en todos sitios, a sentir lo que se siente al pasear por Broadway o la 5 Avenida, a disfrutar de lo bello Central Park o como entrar en un bosque en medio de una ciudad, a subir en metro, a descubrir Chinatown o Little Italy, a ver la Zona Cero , cómo impresiona imaginar la tragedia que allí se vivió, etc.

Y en nuestro ultimo día fuimos al Empire State Building, que vistas por Dios!! es imposible explicar con palabras lo que sientes cuando llegas al último piso de ese edificio y ves NY, hay que estar allí. En el piso 86 tiene el Empire un observatorio desde donde se divisa un bello panorama de Nueva York. Desde allí se ve todo. Los coches y los taxis en las calles, como de juguete. Las avenidas, los edificios, el Central Park, el bajo Manhattan, la Estatua de la Libertad allá a lo lejos. En nuestras ultimas horas, nos hemos dedicados a andar por la zona y cual fue mi sorpresa que encontramos un restaurante que se llamaba “Mesón Sevilla”. Fue una sensación muy especial la de poder disfrutar de una tapita de jamón de pata negra, junto a una CruzCampo y leyendo el Marca en pleno corazón de Nueva York.

En cuanto a Seguridad : cuando me preguntan si Nueva York es seguro les respondo ¿Nueva York seguro?, ¡es un bunker!. Eso da una gran sensación de seguridad ante los delincuentes de cualquier pelaje. Día y noche; en coche, a caballo o caminando; parados en medio de las calles o refugiados en los recovecos de las esquinas. En el metro y en el parque. En verano y en invierno. A todas horas se siente y se sentía la presencia policial.

Llegado el momento de volver, una pequeña lágrima corrió por mis mejillas, era extraño la sensación que invadían mis ojos quería gritar al mundo que estaba en Nueva York, que amaba a Nueva York, fue el momento que entendí el famoso eslogan de las camisetas I LOVE NEW YORK.

Desde que he vuelto a España mi vida ha cambiado mucho, todo lo relaciono con Mi ciudad preferida, he acondicionado un cuarto en mi casa para poner todos mis recuerdos y no olvidar todo lo que viví allí y animarme a que tengo que visitar Nueva York otra vez.

En fin, éste es en resumidas cuentas nuestro sueño cumplido, aunque nuestro verdadero sueño es vivir en NY, algo que no sé si se cumplirá, ya que es muy difícil, mientras seguiré pensando que todo lo que vivimos no fue un sueño, aunque me cuesta creérmelo...

I love Nueva York. Carlos

Read Users' Comments (3)

3 Response to "Nueva York, un sueño hecho realidad..."

  1. Maria Luisa Nieto, on 25 de febrero de 2008, 23:37 said:

    Me ha encantado tu introduccion en el blog la verdad me estan dando ganas a mi de conocer Nueva York.Yo aun no se ni siquiera lo que poner

  2. Ángela, on 27 de febrero de 2008, 18:21 said:

    Hola Carlos, tu post me ha gustado mucho sobre todo porque me han recordado los maravillosos 15 dias que pase en NY. Comprendo perfectamente cada una de tus palabras!!!!

  3. Michelle, on 16 de octubre de 2008, 16:14 said:

    me encanto, senti emocion al leer e impotencia por querer estar en esta ciudad que siempre he querido conocer y que el año que viene se que asi sera, y porque no en un futuro vivir en ella.

    I LOVE NY

 
Locations of visitors to this page