RUTA POR MARRUECOS

Mi estancia en Marruecos se centra fundamentalmente en la ciudad de Marrakech, al sur del país, donde me alojé durante cuatro días, aunque realizé varias excursiones programadas en autobús a importantes ciudades como Casablanca o Rabat.

Trás cruzar en ferry desde Algeciras a Ceuta y un accidentado viaje en autocar, llegué por fin a Marrakech, conocida como "la ciudad roja", por el color de sus edificios y por las tonalidades predominantes en el entorno; es una ciudad deslumbrante, llena de costumres y tradiciones únicas, acogedora por sus gentes y con una enumeración de lugares y monumentos interminable, que la convierten en el principal atractivo turístico del país.


A pesar del sofocante calor del verano marroquí, mi primera visita fue a la emblemática plaza de Jemaa el Fna, declarada patrimonio oral de la humanidad por la Unesco. Esta plaza es el punto de encuentro de toda la ciudad y es un auténtico caos, ya que se encuentra continuamente llena de gente y actividad, y donde paseas entre los continuos ofrecimientos de vendedores de comida y bebida, recuerdos, dulces, curanderos, ropas.... e incluso como había visto en muchas películas, puedes contemplar acróbatas o encantadores de serpientes. Por la noche, la plaza se ilumina con miles de luces y puedes caminar observando los numerosos espectáculos de la gente del lugar.

Al día siguiente mayor fue todavía mi sorpresa cuando conocí la Mezquita de la Koutoubia, la cual veía desde la habitación del hotel y cuyo minarete es asombrosamente parecido a nuestra querida Giralda ( sirvió de modelo a la misma).

Por la tarde me dí varias vueltas por la ciudad contemplando otras mezquitas aunque es imposible conocerlas y acordarse de todas ya que Marrakech cuenta con más de 300; si me impactó especialmente un lugar conocido como el Zoco de Semmarin, que es un laberinto de calles y pasadizos donde deambular, con cuidado de no perderte, y disfrutar de sus especiales aromas y de divertidos regateos con los comerciantes locales.


Al levantarme al siguiente día me esperaba un trayecto en un autobús un poco deteriorado hasta Casablanca aunque pude ir disfrutando de los paisajes de la zona. Que decir de Casablanca, pues que es la capital económica del país y la ciudad más grande y con mayor número de habitantes.



Me impresionó el contraste existente entre el desarrollo y modernidad del centro de la ciudad con la aglomeración de chabolas y pobreza de su periferia. Aquí se encuentra el monumento que más me llamo la atención del viaje, que es la Mezquita Hassan II; tiene un interior verdaderamente esplendoroso con un techo gigantesco de madera que puede abrirse y dejar ver el cielo y que en su cima hay un rayo láser con dirección a la Meca. Es realmente impresionante, tiene una sala de oraciones con capacidad para 25000 fieles y cuenta con más de 25 puertas.
También llama la atención esta ciudad por su desorden y por su caótica circulación, y por sus playas y su paseo marítimo.


Por último visité aunque no estuve mucho tiempo la capital del Reino, que es Rabat, ciudad que me resultó muy distinta a las anteriores porque es bastante más tranquila y agradable para pasear.
A destacar de la estancia el Mausoleo de Mohammed V, obra maestra del arte marroquí donde se hallan las tumbas de Mohammed V y Hassan II; impresiona su lujo.


En definitiva, Marruecos nos ofrece la posibilidad de conocer una cultura muy distinta a la nuestra y sólo separada de nosotros por una rápida travesía por el estrecho; merece la pena.




Read Users' Comments (0)

0 Response to "RUTA POR MARRUECOS"

 
Locations of visitors to this page